Manos atadas y ojos vendados

Los oigo con un grado de inseguridad y desconcierto, como quién oye a la lluvia caer. No escucho lo que dicen, es como si mi cabeza no quisiese dar a entender palabras. Y no porque el silencio las calle, si no más bien porque no existen orejas que las escuchen. Pero, aunque no sé lo que dicen, sé de lo que hablan. La idea merodea y da tumbos por todo mi cuerpo. Siento la incertidumbre en un sitio entre el pecho y el estómago. Siento inseguridad y descontrol en mis muñecas y en mis dedos mientras escribo. Pero, decido cerrar mis oídos a esas palabras que tan solo son suposiciones de mi futuro. 
Aunque los abriera, daría lo mismo. El no poder elegir, no poder saber, no poder tomar control y que todo dependa de ellos: es algo que sinceramente, me puede y hasta cierto punto, me machaca. Y ese es mi secreto, que mis muñecas van atadas y mis ojos tapados con una venda gruesa, de éstas por las que de verdad, no se ve absolutamente nada. He llegado a un punto que cuando ese tema sale, siento un escalofrío por todo mi cuerpo, pero que mientras ese tema no se mencione, yo descanso. Siento, vivo y soy feliz con manos atadas y ojos vendados. 

 

Just a little something I wrote in Spanish 🙂 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s