My little cousin

Here is a little poem I wrote for my cousin. She’s 7 and it’s in Spanish. But it’s basically toy-themed and also, nature-themed. It’s about creating our own imaginative universe- in which nothing makes sense-, having things in common, how I’ll be there for her when she needs me and how I want her to create her life with me in it, but I don’t exactly want to be her example. I want to give her the tools she needs and for her, to make decisions and make what she wants of life. She’s like my sister and I love her to death. I think that we sort of inspire each other and I love that. After the poem, there’s a picture of the two of us which was taken a year ago, but I still think it’s really cute.

“De prima hermana a hermana prima,

Mi bateria le doy para que la moto de Ken conduzca,
La dejaré chocarse,
Pero mi socorrista siempre ira a su rescate,
Papel y colores le daré,
Para que pinte su propio cielo.

Que encuentre la tierra y el cielo,
Que riegue la tierra con las lagrimas que derroche en el cielo,
Que haga el aire y el fuego suyos,
Que se parezcan a los mios,
Que juntas creemos un universo.

Un universo secreto,
donde los peluches son reyes,
Y Ken y Barbie sirvientes,
Donde las plumas son nuestros maestros,
Enseñandonos a volar y a escribir.

Sin sentido pero sintiendo,
Jugamos con fuego,
Aunque anhelamos el agua,
Nos dejamos llevar por el viento,
Aunque tengamos los pies en la tierra,
Hasta que podamos crear nuestro universo”

Photo on 6-29-12 at 11.15 AM #2

Advertisements

Deseos y sueños en mi mundo

Es increíble como sin quererlo, ignoramos al deseo que hemos tenido siempre cuando nos salen oportunidades de cumplirlo. “¿ Por qué?”, no puedo evitar preguntarme. Alguien dijo una vez que siempre queremos lo que no tenemos. Aun así,  ¿Por qué le decimos que no a lo que queríamos anteriormente?¿ Por qué le tememos ahora cuándo antes era lo único que queríamos? Yo creo que es porque soñamos. Lo que tanto queríamos no era un deseo, si no más bien un sueño. Somos humanos y soñamos sin pensar. Nos transportamos a otro mundo en dónde las consecuencias son impensables y la palabra “negativo” no esta en nuestro vocabulario. Es fantástico. Si pudiésemos, yo creo que todos nos querríamos quedar allí un poco más y disfrutar de esa maravilla. Desgraciadamente  Cuando entramos en el mundo real, la vida misma nos bofetea para que nos despertemos. Nos pega en la cabeza con un diccionario, y nos demanda que busquemos seis palabras; realidad, consecuencia, miedo, suerte, obstáculos y vida. Después de seis segundos, nos quita el diccionario y nos pide que escribamos nuestras propias definiciones y qué tengamos éstas donde quiera que estemos en la vida.

Un día como cualquier otro

La nieve estaba recogida en todas las pequeñas esquinas de esa gran ciudad. Y aunque estaba así porque un quitanieves cualquiera habría pasado por encima de ella, un quitanieves que habría pasado por cientos de callejones una y otra vez, la nieve que yo veía no tenía ni un ápice de suciedad o desorden. Era una nieve blanca, clara y resplandeciente. Parecía quedar poca de esta nieve, pero ésta era tan llamativa que eso daba igual. 

Y ahí estaba yo, en este lugar, andando con un par de botas de piel marrones y un chaquetón que casi me llegaba hasta las rodillas. Intentaba no resbalarme porque aunque hubiesen puesto gravilla por todo el hielo que había en el centro de la calle, allí cualquiera podía poner el pie en dónde no debía y llevarse a casa un moratón en el culo. Seguí andando hasta que llegué a una zona en la que no había hielo alguno, así que empecé a caminar con seguridad y a sumergirme en mis pensamientos. Pensaba en las banalidades de aquel viernes de marzo. En las tonterias que habían pasado ese día en el colegio. Como por ejemplo en matemáticas, todos empezamos a reírnos sin sentido, y como en sociales, estábamos organizando una fiesta para una niña. Todas aquellas cosas me sacaban una sonrisa y con esta sonrisa vinieron recuerdos. Así que así acabé ese mes de marzo, recordando anécdotas pasadas de las que todos se habrían olvidado junto al cálido frio de esa mañana. 

Mi rostro

Lo que se esconde detrás de ese rostro nadie lo sabe. A lo mejor se ve una gran sonrisa radiante, una sonrisa la cual sus dientes parecen copos de nieve de lo blancos que son. Se ven también unas mejillas sonrosadas que podrían perfectamente ser las de Heidi, la protagonista de aquel famoso cuento suizo. Quizás se ven unos ojos brillantes, de esos que llaman la atención por la alegría y entusiasmo que transmiten. Aún así, sigue siendo una máscara, una máscara bonita, pero una máscara. Esos sentimientos oscuros como sombras ligeras recorren ese rostro, pero esa máscara no deja que estas emociones se retraten en éste. Ese rostro suele enseñar lo opuesto a los sentimientos detrás de él. 

Manos atadas y ojos vendados

Los oigo con un grado de inseguridad y desconcierto, como quién oye a la lluvia caer. No escucho lo que dicen, es como si mi cabeza no quisiese dar a entender palabras. Y no porque el silencio las calle, si no más bien porque no existen orejas que las escuchen. Pero, aunque no sé lo que dicen, sé de lo que hablan. La idea merodea y da tumbos por todo mi cuerpo. Siento la incertidumbre en un sitio entre el pecho y el estómago. Siento inseguridad y descontrol en mis muñecas y en mis dedos mientras escribo. Pero, decido cerrar mis oídos a esas palabras que tan solo son suposiciones de mi futuro. 
Aunque los abriera, daría lo mismo. El no poder elegir, no poder saber, no poder tomar control y que todo dependa de ellos: es algo que sinceramente, me puede y hasta cierto punto, me machaca. Y ese es mi secreto, que mis muñecas van atadas y mis ojos tapados con una venda gruesa, de éstas por las que de verdad, no se ve absolutamente nada. He llegado a un punto que cuando ese tema sale, siento un escalofrío por todo mi cuerpo, pero que mientras ese tema no se mencione, yo descanso. Siento, vivo y soy feliz con manos atadas y ojos vendados. 

 

Just a little something I wrote in Spanish 🙂 

My unfixed bridge

The sun shines,
With a smile on a blue sky,
Shines on the grass,
Shines on a smiling me,
but shines too much on a bridge,

The broken bridge of dreams, 
not a bridge of broken dreams,

An important bridge it is, 
yet for it to be crossed,
I must cut down a tree,
a firm tree, 
and fix that bridge,
fix that bridge! 
Go get Lost in It. 

(I translated this poem into Spanish, just to see how it sounded… and it sounds pretty good, so I’ll post it below if you speak Spanish so you can compare them. Keep in mind that it might not be as good because the original poem was written in English)

El sol brilla, 
con una sonrisa en su cielo azul,
brilla en la hierba, 
brilla en una sonriente yo, 
pero brilla mucho en un puente, 

El puente roto de los sueños, 
no el puente de los sueños rotos, 

Un puente importante es, 
pero para ser cruzado, 
debo cortar un árbol, 
un árbol firme, 
y arreglar ese puente, 
arreglar ese puente,
y perderme en él.